Back to top

Enfermedades infecciosas

El SIDA, la hepatitis, la meningitis, la neumonía y otras enfermedades más que se investigan en el Hospital Sant Joan de Déu Barcelona tienen un aspecto en común: son enfermedades infecciosas. Algunas de ellas se pueden prevenir con vacunas y, si no se diagnostican y tratan a tiempo, pueden ser mortales.

Los microorganismos

Desde que nacemos, nuestro cuerpo es colonizado por millones de microorganismos. Algunos de ellos viven en una simbiosis permanente en nuestra piel, el tracto digestivo, las vías respiratorias altas y en muchos otros tejidos de nuestro organismo.

Afortunadamente la mayoría de estos "micro-colonizadores" son beneficiosos y contribuyen a nuestra salud. Pero también los hay patógenos que nos provocan infecciones. En el Hospital Sant Joan de Déu estudiamos los dos tipos y cómo interaccionan.

En cuanto a los microorganismos patógenos, nuestros esfuerzos se centran en el estudio de las bacterias causantes de la neumonía y la tosferina con diferentes objetivos:

  • Desarrollar técnicas de diagnóstico rápidas y sencillas que nos permitan tratar lo antes posible la infección porque un diagnóstico precoz puede ser clave para la supervivencia del niño.
  • Estudiar los factores que predisponen a la infección, como el mal uso de antibióticos, y las medidas que previenen la infección, como es la vacunación.
  • Estudiar cómo prevenir la tosferina en bebés mediante la vacunación a la madre durante el embarazo.

La investigación de los microorganismos buenos es más reciente. Gracias a la información que nos aportan las técnicas de secuenciación masiva, ahora sabemos que los microorganismos que colonizan nuestro organismo dependen de varios factores como, por ejemplo, si el parto es por cesárea o si es vaginal, o si el bebé es alimentado con leche materna o artificial. La diferente composición de estos microorganismos o microbiota inciden en nuestra salud futura.

Nuestros investigadores están estudiando cómo nuestro estilo de vida afecta a estos microorganismos y cómo interaccionan los que son beneficiosos con los patógenos para reaccionar frente a las infecciones y otras patologías.

La tuberculosis

Cada año 140.000 niños mueren en todo el mundo a consecuencia de la tuberculosis. Aunque desde hace décadas contamos con fármacos para tratar esta enfermedad, se comercializan en pastillas, una formulación que resulta poco adecuada para administrar a niños y difícil de ajustar en la dosis que requiere cada paciente. Por eso, nuestros investigadores colaboran en la búsqueda de nuevas formulaciones más adecuadas para los pequeños pacientes.

El VIH

Algunos adolescentes hijos de madres seropositivas contrajeron el virus del SIDA al nacer, llevan años medicándose y tendrán que seguir haciéndolo durante el resto de sus vidas. En el Hospital Sant Joan de Déu Barcelona estudiamos qué efectos pueden tener a largo plazo estos tratamientos.
 

El citomegalovirus

Existen otros virus menos conocidos como el citomegalovirus, que si lo madre adquiere durante el embarazo puede causar graves secuelas en el recién nacido. La más común, la sordera. En el Hospital Sant Joan de Déu trabajamos para detectar estos casos lo antes posible para prevenir complicaciones y, también, para avanzar en el tratamiento que reciben estos niños y niñas y mejorar su calidad de vida. 

Comparte