Back to top

Anemia fetal

  • Somos uno de los equipos con mayor experiencia quirúrgica en el mundo.  
  • Contamos con más de 30 años de experiencia en el tratamiento de la anemia fetal, y hemos realizado más de 1.000 punciones de la vena umbilical. 
  • La mayoría de los casos de anemia fetal tienen muy buen pronóstico, superando el 90% de supervivencia gracias a las transfusiones dentro del útero
  • Formamos un equipo multidisciplinar que nos permite abordar la cirugía de una manera integral: desde la elección de la mejor estrategia hasta el seguimiento postnatal individualizado. 

Anemia fetal

¿Qué es la anemia fetal? ¿Por qué se produce?

La anemia fetal es una disminución por debajo de los niveles normales de la cantidad de glóbulos rojos (o hematíes) de la sangre fetal.  

La causa más común de anemia fetal es una incompatibilidad entre el tipo de sangre de la gestante y el feto, llamada isoinmunización. Además, también puede producirse como consecuencia de algunas infecciones virales, las cuales interfieren con la médula ósea fetal, haciendo que produzca menos glóbulos rojos, o en gestaciones gemelares monocoriales (síndrome de transfusión feto-fetal, secuencia de anemia-policitemia).

¿Qué es la isoinmunización o eritroblastosis fetal?

La isoinmunizacion es una condición producida porque la gestante desarrolla anticuerpos (defensas del cuerpo humano) contra los glóbulos rojos de su feto. Esto ocurre porque la gestante y el feto tienen grupos de sangre incompatibles entre ellos. Los anticuerpos creados por la embarazada cruzan la placenta, llegan a la circulación sanguínea fetal y destruyen los glóbulos rojos del feto, produciendo anemia.

Cabe decir que, para que la gestante produzca anticuerpos contra los glóbulos rojos de su feto, anteriormente tiene que haber existido una exposición a estos glóbulos, por ejemplo a través de una transfusión de sangre para la gestante o en un parto previo, momento en que se habrían creado los anticuerpos. 

La causa más frecuente de isoinmunizacion en todo el mundo es la causada por incompatibilidad en el factor Rh: la gestante es Rh negativa y el feto es Rh positivo. Normalmente en el primer embarazo se produce en algún momento un contacto entre la sangre de la gestante y el feto, quedando la embarazada sensibilizada. Por lo tanto, será en el segundo embarazo y siguientes cuándo aparezca el problema.

Para prevenirlo, en todas las gestantes Rh negativas se administra una especie de "vacuna", llamada Gammaglobulina anti D, que previene la mayoría de los casos. Sin embargo, en ocasiones puede producirse una isoinmunización en la gestante a pesar de haber administrado la “vacuna”. 

¿Qué consecuencias tiene la anemia fetal?

La función principal de los glóbulos rojos es transportar el oxígeno por la sangre a todos los órganos del cuerpo. La anemia puede ser leve y no tener consecuencias o manifestarse únicamente en el recién nacido, pero en ocasiones puede ocurrir de forma grave ya durante la vida fetal.

De no ser tratada, el corazón fetal deberá realizar un sobreesfuerzo para mantener la oxigenación normal de los órganos y puede conducir a una situación grave de fallo cardíaco con acumulación de líquido en el cuerpo, conocido como hidrops fetal, y que sin tratamiento tiene un riesgo muy elevado de muerte fetal o de secuelas severas en el neurodesarrollo por falta de oxígeno en el cerebro. 

¿Cómo se diagnostica la anemia fetal?

Una vez se sospecha que el feto puede tener anemia, por ejemplo porque la gestante es Rh negativa y podría tener anticuerpos irregulares que atacaran a los glóbulos rojos del feto, debe realizarse un control especial.  

En estos casos de riesgo, la presencia de anemia se sospecha de manera muy fiable por ecografía Doppler, determinando la velocidad de la sangre en una de las arterias del cerebro fetal, la arteria cerebral media.

El diagnóstico definitivo se realiza mediante una analítica de la sangre fetal. Hay que realizar una punción en la vena umbilical, normalmente en el cordón umbilical, lo que se llama cordocentesis, con una aguja fina similar a como se realiza una amniocentesis, para extraer una mínima cantidad de sangre fetal. 

¿Cuál es el tratamiento de la anemia fetal?

La anemia fetal se trata con una transfusión intrauterina. Hasta hace unos 30 años, la mayoría de los fetos que tenían anemia severa complicada con hidrops fallecían en el útero de la gestante, pero la realización de transfusiones dentro del útero ha permitido que más del 90% de estos fetos sobrevivan

La transfusión intrauterina se realiza con control ecográfico. El procedimiento es el mismo que para el diagnóstico, es decir, una punción en la vena umbilical ya sea en el cordón umbilical (cordocentesis) o en su trayecto dentro del abdomen fetal. La mayoría de casos necesitan un mínimo de 2-3 transfusiones a lo largo del embarazo, con el consecutivo incremento en el riesgo de complicaciones que pueden llegar a ser importantes.

Las posibles complicaciones incluyen rotura de membranas y parto prematuro, pero también sangrado debido a la punción con hemorragia severa y muerte del feto. Requiere una gran experiencia, pero en manos expertas es una técnica con muy buenos resultados. 

¿Qué controles deberé hacer en caso de tratamiento fetal?

El ingreso hospitalario de la gestante durará en principio 1 día y después requerirá controles semanales con visita y ecografía, debiendo mantener un tipo de vida tranquila con poca actividad física hasta el final del embarazo. El control ecográfico permitirá vigilar el desarrollo correcto del feto y descartar la presencia de signos previos al desarrollo del hidrops.

Normalmente será necesario realizar transfusiones cada 3-4 semanas, en función del grado de anemia y de la cantidad de sangre administrada en cada transfusión. El objetivo es conseguir que el parto se pueda realizar al final del embarazo sin necesidad de inducirlo de manera prematura. 

Después del nacimiento nuestros equipos del Servicio de Neonatología pediátrica del Hospital Sant Joan de Déu Barcelona seguirán al bebé durante el primer mes de vida, momento en que normalmente ya desaparecen los anticuerpos de la madre de su sangre y puede darse el alta definitiva al bebé. La mayoría de casos de anemia fetal tratados van a tener un pronóstico de vida excelente. 

¿Por qué BCNatal - Sant Joan de Déu?

El tratamiento de la anemia fetal mediante transfusiones es una terapia plenamente consolidada desde hace muchos años y se realiza en muchos hospitales en el mundo. Como hemos comentado, puncionar la vena umbilical de un feto tiene unos riesgos asociados, por lo que la experiencia del operador es crucial para obtener buenos resultados. Desde que instauramos esta terapia hace unos 30 años, hemos realizado más de 1.000 punciones de la vena umbilical, ya sea en el cordón umbilical (cordocentesis) o a nivel del hígado fetal. 

Para los progenitores que desean continuar su gestación y tener su bebé con nosotros en el Hospital Sant Joan de Déu Barcelona, les ofrecemos un equipo de terapia fetal con las mejores cifras de supervivencia y calidad de vida que se pueden obtener en la actualidad.

A la excelencia del equipo prenatal se suma un centro pediátrico de tercer nivel con equipos formados por un gran número de especialistas con formación específica en cuidados intensivos neonatales, y que cuentan con la mejor y más moderna tecnología. Esto permite disponer todos los días del año, a cualquier hora del día, de profesionales médicos y de enfermería altamente cualificados en el cuidado de estos delicados pacientes. 

Comparte