Back to top

Rehabilitación y medicina física

Tratamos a pacientes que sufren algún tipo de discapacidad, ayudándoles a recuperar la máxima capacidad funcional para una rápida reintegración

El Servicio de rehabilitación y medicina física está orientado a prevenir, diagnosticar y tratar la discapacidad en el niño y adolescente. Formamos un equipo integrado por diferentes profesionales especializados en la rehabilitación, trabajamos de forma coordinada y colaborando a la vez con expertos de otras disciplinas de forma multidisciplinaria.

Realizamos un abordaje integral y personalizado para cada paciente, con un alto nivel científico y humano. Nuestro objetivo se centra en los intereses de cada niño y en la implicación de la familia en nuestro programa. La atención la empezamos de forma intensiva en la fase aguda durante el ingreso y la continuamos  de forma ambulatoria cuando el niño ya está en su domicilio.

Participamos en estudios científicos y de forma muy activa en el campo de la innovación, cuyos resultados  aplicamos después a nuestros tratamientos.  

Quiénes son nuestros pacientes

Niños y adolescentes con discapacidades transitorias o definitivas secundarias por diferentes causas. Las más frecuentes son:  

  • Daño cerebral adquirido por traumatismos craneoencefálicos, ictus y procesos infecciosos o tumorales.
  • Enfermedades neuromusculares. Distrofias musculares, entre ellas la de Duchenne, atrofia muscular espinal y neuropatías tipo Charcot Marie Tooth o Miastenias.
  • Espina bífida y trastornos del tubo neural.
  • Lesión medular infantil congénita y adquirida. 
  • Enfermedades y deformidades del aparato locomotor.
  • Politraumatismos y secuelas de fracturas en general.
  • Síndromes malformativos (artrogriposis, acondroplasia).
  • Amputaciones congénitas y adquiridas. 
  • Parálisis braquial obstétrica.
  • Parálisis cerebral.
  • Tortícolis muscular congénita.
  • Enfermedades reumáticas.
  • Fibrosis quística y otras afecciones del aparato respiratorio.
  • Enfermedades oncológicas: Tumores del sistema nervioso central, leucemias, tumores óseos.
  • Disfunciones vesicales y del esfínter anal en niños y adolescentes.
Comparte
link-tel-wrapper