Back to top

Síndrome de bandas amnióticas

  • Contamos con una de las experiencias mayores del mundo en cirugía fetal, con más de 2.000 intervenciones realizadas, los tiempos quirúrgicos más cortos reportados en la literatura médica y, en consecuencia, tasas de complicaciones muy bajas.  
  • Nuestro equipo de cirugía fetal ofrece las mejores cifras de supervivencia y calidad de vida que se pueden obtener en la actualidad.  
  • Somos uno de los pocos centros en el mundo que realizamos cirugía fetal para el síndrome de bandas amnióticas. 
  • Como centro de desarrollo pionero en cirugía fetal, investigamos e incorporamos continuamente tecnologías que mejoran todavía más la precisión, como técnicas de guiado por ordenador y asistencia robótica. 
  • Formamos un equipo multidisciplinar que nos permite abordar la cirugía de una manera integral: desde la elección de la mejor estrategia hasta el seguimiento postnatal individualizado. 

Bandas amnióticas

¿Qué es el síndrome de bandas amnióticas?

El feto se desarrolla en la cavidad del útero, que está recubierta por una doble membrana delgada llamada amnios, que normalmente está bien adherida a la pared interna del útero y a la placenta. En raras circunstancias, una parte de la misma, o banda, se desengancha y puede quedar flotando en la cavidad uterina.

Cuando esto ocurre, partes del cuerpo fetal pueden enredarse en una banda amniótica, que puede actuar como un auténtico adhesivo a las partes fetales. De todas las partes del cuerpo fetal, las extremidades (brazos, piernas, manos, pies y dedos) son las que tienen mayor riesgo de enredarse en una banda amniótica. Si el enredo es lo suficientemente apretado como para reducir el flujo sanguíneo en la extremidad, el desarrollo de la misma puede verse afectado. Cuando una banda amniótica causa tal daño en una parte del cuerpo fetal, se denomina síndrome de bandas amnióticas.  

El síndrome de bandas amnióticas es muy infrecuente, afecta a menos de 1 cada 5.000 recién nacidos. Generalmente se diagnostica al nacer, pero a veces se puede detectar en el útero mediante una ecografía.

¿Por qué se produce?

La causa es desconocida, pero raramente tiene un origen familiar o genético, y también se puede dar como consecuencia de haber realizado una amniocentesis o una cirugía fetal. 

El síndrome de la banda amniótica puede ocurrir cuando la membrana amniótica se daña durante el embarazo y el amnios se desengancha. Cuando esto sucede, se forman finas hebras de tejido (bandas amnióticas) dentro de la cavidad amniótica. Estas bandas son muy adhesivas y pueden enredarse alrededor del feto en desarrollo, restringiendo el flujo sanguíneo y afectando así el crecimiento de ciertas partes del cuerpo.  

¿Qué consecuencias puede tener el síndrome de bandas amnióticas para el desarrollo fetal?

El tipo de problemas que producen las bandas amnióticas depende del momento en que el órgano queda atrapado durante el embarazo, de si se corta o no el flujo sanguíneo, y por supuesto, de si quedan atrapadas o adheridas otras zonas del cuerpo. 

Normalmente es una extremidad la que se enreda en una banda amniótica. Las partes más alejadas de la banda (manos, pies y sus dedos) corren el riesgo de sufrir varios problemas. Cuando la extremidad está comprometida, puede haber hinchazón de las partes distales, anomalías del desarrollo con deformidad física o incluso una amputación completa. 

Menos frecuentemente, una banda amniótica también puede afectar el desarrollo de otras partes del cuerpo y producir grandes lesiones, a veces irreversibles y con gran deformidad, como por ejemplo si la banda pasa sobre el tronco, la cara, penetra en el cerebro o afecta a los genitales.

También hay casos en que la banda amniótica rodea el cordón umbilical del feto, provocando la obstrucción del flujo sanguíneo y la muerte fetal.  

¿Es posible evitar o reducir los riesgos de las bandas amnióticas? ¿Es posible el tratamiento prenatal?

El diagnóstico de los casos leves suele hacerse después de nacer, mientras que el diagnóstico prenatal suele hacerse en los casos más graves, cuando a veces vemos por ecografía lesiones ya irreparables. Pero en casos seleccionados la cirugía fetal puede mejorar el pronóstico postnatal de las lesiones asociadas, o puede incluso salvar la vida fetal en caso de que el cordón umbilical esté comprimido por una banda. 

El objetivo de la cirugía fetal es liberar la opresión causada por la banda amniótica antes de que pueda causar más daño.

La cirugía fetal se realiza mediante fetoscopia en quirófano. Bajo anestesia local, se realiza una mínima incisión de unos 3 mm en el abdomen de la gestante y con control ecográfico se introduce el endoscopio en la cavidad uterina. De esta manera se permite la visualización directa de la bandas amnióticas, el grado de afectación de las diferentes partes fetales y se evalua la posibilidad de conseguir su liberación mediante diversas técnicas quirúrgicas.

El éxito de la cirugía fetal depende del grado de daño causado por la banda amniótica. Si la parte distal de la extremidad está hinchada, la liberación de la banda permite que la hinchazón se resuelva y continúe el desarrollo normal. Si la opresión ha sido más severa, la liberación de la banda puede detener un daño mayor e incluso prevenir la amputación distal de la extremidad afectada. 

¿Qué controles deberé hacer en caso de cirugía fetal?

El ingreso hospitalario de la gestante durará en principio 1-2 días y después requerirá controles semanales con visita y ecografía, debiendo mantener un reposo relativo domiciliario con poca actividad física hasta el final del embarazo, especialmente las primeras 3-4 semanas tras la intervención. Normalmente, el parto se puede realizar al final del embarazo sin necesidad de inducirlo de manera prematura. 

El tratamiento después del nacimiento consiste en cirugía plástica y reconstructiva, seguida de fisioterapia y terapia ocupacional, según lo requiera el tipo de afectación.  

Durante el embarazo, se recibe el apoyo de enfermeras especializadas en medicina fetal, no solo a nivel técnico sino también emocional durante todo el proceso. Además, les podemos poner en contacto con otras familias que han pasado por su misma vivencia. Esta experiencia es muy positiva y ayuda a humanizar y comprender el problema de una forma mucho más intuitiva y sin las dificultades que en ocasiones tiene recibir sólo información técnica de profesionales. 

¿Por qué BCNatal - Sant Joan de Déu?

El síndrome de bandas amnióticas en su presentación grave es muy poco frecuente, por lo que su tratamiento se ofrece en un pequeño número de hospitales en el mundo, y ninguno de ellos tiene una gran cantidad de casos. Es un tratamiento complejo, delicado y de muy alta precisión. Con estas dificultades, somos uno de los pocos centros en el mundo que hemos realizado cirugía fetal para esta enfermedad. Como centro de desarrollo pionero en cirugía fetal, investigamos e incorporamos continuamente tecnologías que mejoran todavía más la precisión, como técnicas de guiado por ordenador y asistencia robótica.  

Para los progenitores que desean continuar su gestación y tener su bebé en el Hospital Sant Joan de Déu Barcelona, les ofrecemos un equipo de cirugía fetal con las mejores cifras de supervivencia y calidad de vida que se pueden obtener en la actualidad.

Antes de la cirugía evaluamos cada caso con todo detalle, realizando pruebas de muy alta resolución de ecografía y resonancia magnética, que analizamos en equipos multidisciplinares que incluyen expertos en cada uno de los campos, incluyendo medicina fetal, cirugía fetal y pediátrica, neonatólogos y cualquier otra especialidad que pueda ser necesaria. Comentaremos el caso en detalle con los progenitores y hablaremos de las mejores opciones para su bebé. Los progenitores podrán hablar con todo detalle no solo con los especialistas en medicina y cirugía fetal, sino con los pediatras expertos en el seguimiento y evolución de estos niños, para conocer con detalle la evolución esperada en cada caso y las mejores opciones. 

A la excelencia del equipo prenatal se une un centro pediátrico de tercer nivel que cuenta con equipos formados por un gran número de especialistas con formación específica en el tratamiento postnatal de estas lesiones. Los cirujanos pediátricos, también integrados en el equipo prenatal, seguirán cuidando del bebé una vez haya nacido.  

El tratamiento después del nacimiento consiste en cirugía plástica y ortopédica reconstructiva de las partes afectadas, seguida de fisioterapia y terapia ocupacional según lo requiera el tipo de afectación. En algunos casos será necesario recomendar prótesis para niños y niñas que sufren pérdida de extremidades o de la funcionalidad de las mismas. Los avances en la impresión 3D han llevado a la creación de prótesis más funcionales para estos pacientes. 

Para la vigilancia durante los primeros días después del nacimiento, el Hospital dispone todos los días del año, a cualquier hora del día, de profesionales médicos y de enfermería altamente cualificados en el cuidado de estos delicados pacientes

Comparte