Back to top

Trastornos del Movimiento: especialidades

Enfermedades

Entre las principales patologías que trata la Unidad de Trastornos del Movimiento se encuentran las siguientes: 

Síndrome de Tourette y tics

Causa movimientos o sonidos repetitivos que carecen de objetivo. Se caracteriza por la combinación de tics motores o fónicos y, en algunos casos, trastornos de conducta y psiquiátricos.

No cubierto por la sanidad pública

Distonía aislada, compleja o combinada

Movimientos involuntarios de torsión, posturas anómalas, parálisis y discapacidad. En niños puede ser debida a problemas durante el nacimiento, o tener un origen metabólico o genético.

No cubierto por la sanidad pública

Enfermedades Neurodegenerativas con Acúmulo Cerebral de Hierro (ENACH)

Patologías de origen genético asociadas a la acumulación excesiva de hierro en los ganglios basales. Causan distonías y otros trastornos neurológicos progresivos.

No cubierto por la sanidad pública

Trastornos del movimiento paroxísticos

De aparición brusca e inesperada y breve duración. Son debidos a una disfunción de canales o proteínas sinápticas que regulan los neurotransmisores. Pueden asociarse a la migraña o la epilepsia.

No cubierto por la sanidad pública

Corea adquirida, inmune o genética

La corea es un movimiento involuntario, irregular y discontinuo. Tratamos la corea reumática (la más frecuente en niños) o las asociadas a enfermedades neurodegenerativas, metabólicas y genéticas.

No cubierto por la sanidad pública

Temblor

Puede ser aislado o asociado a otros trastornos neurológicos. La causa del temblor determinará el posible tratamiento. Existe el temblor fisiólogico, exagerado, esencial, cerebeloso o parkinsoniano.

No cubierto por la sanidad pública

Parkinsonismo infantil

Es poco frecuente y se presenta con rigidez muscular, bradiquinesia o movimientos lentos, temblor o inestabilidad. Suele ser de causa genética y habitualmente responde al tratamiento farmacológico.

No cubierto por la sanidad pública

Tratamientos

Entre las terapias que podemos ofrecer se encuentran los siguientes:

Infiltración con toxina botulínica

Terapia de efecto transitorio (de 4 a 6 meses) basada en el uso de una de las neurotoxinas más potentes que se conocen. Se inyecta en músculos afectados de distonía y espasticidad.

No cubierto por la sanidad pública

Neuromodulación

Estimulación eléctrica localizada del cerebro para inhibir las descargas neuronales anómalas que causan el trastorno. El objetivo es mejorar la función motora. El efecto clínico es reversible.

No cubierto por la sanidad pública

Bomba de baclofeno

Terapia basada en la administración intratecal de relajante muscular. Indicada en pacientes con espasticidad o distonía que no responden a la medicación oral.

No cubierto por la sanidad pública

Tratamiento psicológico para el síndrome de Tourette

Aplicamos terapias conductuales específicas y realizamos el seguimiento de otras enfermedades psiquiátricas asociadas.

No cubierto por la sanidad pública

Comparte