Back to top

Preguntas frecuentes sobre la COVID-19

Infección

¿Cuáles son los síntomas principales de la COVID-19?

Los síntomas más habituales son la fiebre, la tos seca y el cansancio. Otros síntomas menos frecuentes que afectan a algunos pacientes son los dolores y molestias, la congestión nasal, el dolor de cabeza, la conjuntivitis, el dolor de garganta, la diarrea, la pérdida del gusto o el olfato y las erupciones cutáneas o cambios de color en los dedos de las manos o los pies. 

¿Pueden los niños o los adolescentes contraer la COVID-19?

El número de niños y adolescentes afectados por la COVID-19 aún se desconoce aunque se estima que oscila entre un 1-4%, siendo necesarios estudios con más pacientes y realizados de manera sistemática. Esta es una pregunta clave a la que pretende dar respuesta la plataforma Kids Corona, la puedes consultar desde la página principal para acceder a información más detallada sobre este tema. 

Diagnóstico

¿Cuáles son las pruebas de detección del coronavirus?

Hay dos tipos de pruebas de detección de la COVID-19 disponibles: pruebas víricas (indican si se tiene la infección actualmente) y pruebas de anticuerpos (indican si se tiene la infección actualmente o se ha tenido anteriormente).

En las pruebas víricas se analizan normalmente muestras del sistema respiratorio (por ejemplo del interior de la nariz o de la faringe, cogidas con bastoncillos) para detectar la presencia del virus SARS-CoV-2, el responsable de la COVID-19, por la técnica de PCR o los llamados “tests rápidos antigénicos”

En las pruebas de anticuerpos se analizan muestras de sangre mediante la técnica de ELISA o también mediante “tests rápidos serológicos” para buscar anticuerpos contra el virus SARS-CoV-2. Los anticuerpos son proteínas producidas por nuestras células inmunitarias ante una infección. Nos ayudan a combatirla (cuando aún estamos infectados) y nos protegen para que no la volvamos a contraer (una vez ya hemos pasado la infección). Las pruebas realizadas con muestras de sangre también se llaman serológicas. 

¿Qué es el test o prueba de la PCR?

La prueba de "Reacción en Cadena de la Polimerasa" o PCR por sus siglas en inglés, está considerado el test más fiable. Se trata de una prueba de diagnóstico directa de la COVID-19 que permite detectar el material genético (ARN) del virus en la muestra que se recoge. De esta manera, podemos saber si actualmente estamos infectados. 

Para hacer la prueba normalmente se toma una muestra de las secreciones respiratorias con un bastoncillo del interior de la nariz o de la faringe del paciente, pudiéndose también hacer con saliva. Esto permite saber si el virus se encuentra en estas muestras. También se pueden coger muestras de otros lugares, como las heces, pero no suelen ser las utilizadas para diagnóstico, sino para estudios complementarios de investigación.

Aunque un resultado positivo confirma la presencia del virus, un resultado negativo de un paciente con alta sospecha de padecer la COVID-19 se deberá confirmar con una nueva prueba. La desventaja de esta prueba es que se debe realizar en un laboratorio y los resultados tardan más en llegar, pero tiene una mayor sensibilidad.

¿Qué es un test o prueba serológica y qué diferencias hay entre la IgM y la IgG?

La prueba serológica es un método de diagnóstico indirecto a partir de una muestra de sangre que, en lugar de detectar propiamente al virus causante de la COVID-19 (llamado SARS-CoV-2), detecta la producción de anticuerpos (defensas de nuestro cuerpo) por parte de nuestro sistema inmunitario. 

Los anticuerpos que detecta la prueba serológica son los IgM (inmunoglobulina M) y los IgG (inmunoglobulina G), que se adhieren al virus para desactivarlo o eliminarlo. La producción de los anticuerpos de tipo IgM suelen coincidir con el inicio de los síntomas y no suele durar más de dos semanas. La secreción de los anticuerpos de tipo IgG se produce entre los días 5 y 7 desde el inicio de los síntomas. Estos permanecen durante más tiempo y son indicativos de inmunidad.

Por lo tanto, si se detectan anticuerpos de tipo IgM, quiere decir que se ha contraído la enfermedad y el riesgo de ser contagioso es más alto. En el momento que ya no se detectan anticuerpos IgM, sino solo IgG, sabemos que se ha pasado la infección y se han desarrollado anticuerpos de protección, pero ya no se es contagioso. Es importante decir que aún se desconoce si la producción de anticuerpos confiere protección frente a una nueva infección o durante cuánto tiempo

¿Qué es un ELISA?

La prueba de ELISA, o de "Ensayo por Inmunoabsorción Ligado a Enzimas", se suele realizar a partir de una muestra de sangre y permite detectar anticuerpos, los cuales se producen cuando el paciente ha sido infectado y ha desarrollado una reacción inmune frente al virus. Para más información sobre tests con muestras de sangre, ver la pregunta anterior "¿Qué es un test o prueba serológica y qué diferencias hay entre la IgM y la IgG?".

Comparado con la prueba de ELISA, los "test rápidos" son menos fiables pero, como su nombre indica, son más rápidos y se pueden realizar en cualquier lugar que se detecte un caso sospechoso.

¿Qué son los "tests rápidos"?

Los "tests rápidos" se pueden realizar a partir de muestras de sangre o de mucosa respiratoria y tienen la ventaja de, como su nombre indica, proporcionar un resultado rápido sin necesidad de equipamiento especializado, aunque no tienen una gran fiabilidad. Tienen un funcionamiento similar al de un test de embarazo.

Los "tests rápidos" realizados con muestra de sangre son capaces de detectar anticuerpos producidos por el organismo al encontrarse con el virus y, por tanto, pueden indicar quién ha pasado la COVID-19. Para más información sobre tests con muestras de sangre, ver la pregunta anterior "¿Qué es un test o prueba serológica y qué diferencias hay entre la IgM y la IgG?".

Los "tests rápidos" realizados con muestras respiratorias pueden detectar proteínas del virus. En caso positivo, indicaría que se tiene la infección actualmente. Un resultado negativo de un paciente con alta sospecha de padecer la COVID-19 se deberá confirmar con una nueva prueba.

¿Existe alguna vacuna, medicamento o tratamiento contra la COVID-19?

Hasta ahora ningún medicamento ha demostrado prevenir o curar esta enfermedad. La OMS no recomienda automedicarse con ningún fármaco, incluidos los antibióticos, para prevenir o curar la COVID-19. Sin embargo, hay varios ensayos clínicos en marcha y la OMS está coordinando la labor de desarrollo de vacunas y medicamentos para prevenir y tratar la COVID-19 y seguirá proporcionando información actualizada a medida que se disponga de los resultados de las investigaciones.

¿Por qué es tan difícil la elaboración de una vacuna?

El desarrollo de una vacuna conlleva varias fases clínicas por las que tiene que pasar antes de considerarse segura para su distribución. Estas fases normalmente consisten en ensayos de laboratorio largos y altamente costosos.

En caso de una persona asintomática a la que no se ha realizado ningún tipo de test, pero ha estado en lugares de riesgo, ¿cuánto tiempo de confinamiento se recomienda?

Se recomienda el aislamiento de 2 semanas a personas con síntomas, personas PCR positivas y personas que han estado en contacto con personas contagiadas o lugares de riesgo. Siempre es conveniente acompañar a este aislamiento con el diagnóstico mediante PCR para confirmar la presencia del virus.

Comparte