Back to top

El Hospital Sant Joan de Déu coloca por primera vez en Europa una mano biónica en un paciente pediátrico

La mano biónica es capaz de realizar movimientos casi idénticos a una mano real

El Hospital Sant Joan de Déu coloca por primera vez en Europa una mano biónica en un paciente pediátricoDestacadas
Publicado en:
7 enero 2008
El Hospital Sant Joan de Déu coloca por primera vez en Europa una mano biónica en un paciente pediátrico
La mano biónica es capaz de mover y de doblar todos los dedos de forma muy similar a la mano humana, con precisión y con diferentes niveles de agarre.
https://www.sjdhospitalbarcelona.org/sites/default/files/u1/Sala_premsa/Noticias/2008/foto_ma_bionica.jpg

Una niña de 13 años con amputación congénita ha sido la primera paciente en España –la primera adolescente de Europa- a quien se le ha colocado una mano biónica, concretamente ha sido en el Servicio de ortopedia y traumatología del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona. Abrir una lata de refresco, llamar por el móvil, insertar una tarjeta de crédito en el cajero, coger una moneda,… han dejado de ser movimientos complicados. La mano biónica i-LIMB, desarrollada por la empresa escocesa Touch Bionics, es capaz de mover y de doblar todos los dedos de forma muy similar a la mano humana, con precisión y con diferentes niveles de agarre. Y también con una estética muy parecida a la piel humana

Actualmente el Servicio de cirugía ortopédica del Hospital Sant Joan de Déu es el centro español que más niños amputados atiende, unos 200 entre los 0 y los 20 años de edad, de los cuales el 78 % son de origen congénito, el 42% de los cuales proceden de fuera de Cataluña y 5% fuera de España. De hecho, hace 3 años la Dra. Marisa Cabrera,  del Servicio de ortopedia y traumatología del Hospital catalán puso en marcha la primera Unidad integral de atención alniño amputado en nuestro país, en la que están al día de todas las últimas novedades en este campo. Ha sido el caso de la mano biónica, presentada en un congreso en Vancouver, Canadá, en septiembre del pasado año y que desde hace unos 15 días lleva implantada una paciente de 13 años con amputación congénita del antebrazo izquierdo.  

La principal ventaja de esta mano biónica es que funciona de forma muy similar a la mano humana, permitiendo movimientos casi anatómicos y con una apariencia casi real. De hecho, es la primera mano que realmente puede doblar los dedos como lo haría una mano humana. La precisión también es mucho mayor. 

Además, el dedo pulgar, igual que en una mano real, puede rotar en diferentes posiciones y hacer movimientos impensables con las otras prótesis. Como por ejemplo, hacer pinza con el índice para coger una llave para abrir una puerta, o una tarjeta de crédito; hacer una pinza lateral o fuerte, cerrando a la vez todos los dedos incluido el pulgar y pudiendo coger una lata de refresco o el asa de una bolsa; una pinza de precisión uniendo el pulgar con el índice o el corazón para coger objetos pequeños, como una moneda; y hacer el movimiento de señalar con el índice, muy útil para teclear en el ordenador, el número del móvil,… 

La mano biónica es capaz de realizar movimientos casi idénticos a una mano real, pero su semejanza con una mano humana no acaba ahí. La parte estética también aporta importantes diferencias. La mano resulta muy natural a la vista, no es una mano ortopédica. 

Es otra de las principales novedades: la oferta de mejoras cosméticas para el paciente, quien puede optar por un recubrimiento en forma de guante consistente en una fina capa de material semitransparente que se moldea con ayuda del ordenador y que envuelve de forma precisa cada contorno de la mano biónica, aislándola del polvo y la humedad. 

Pero también puede optar por una cubierta o guante que imita la piel humana, con una flexibilidad y aspecto parecidos, y con un color similar al de su piel. 

Las personas que están llevando otros modelos pueden adaptarse y manejar la mano biónica en un corto plazo de tiempo, como ha sido el caso de la paciente del Hospital Sant Joan de Déu. 

Básicamente, la mano biónica funciona con un sistema de control intuitivo que recoge las señales eléctricas que generan los músculos del miembro residual del paciente. Estas señales, llamadas mioeléctricas, se recogen por dos electrodos colocados en la superficie de la piel –en la parte anterior y posterior del antebrazo respectivamente- y se procesan para que la mano se mueva. 

Actualmente la mano biónica i-LIMB está en tres medidas: pequeña, mediana y grande. 

Hospital Sant Joan de Déu https://www.sjdhospitalbarcelona.org/sites/default/themes/hsjd/logo.svg
El Hospital Sant Joan de Déu coloca por primera vez en Europa una mano biónica en un paciente pediátrico