Back to top

“No olvidaré el impacto de ver el antes y el después de la cirugía en la radiografía de mi columna”

Una de las pacientes operadas de cirugía de la escoliosis en el Hospital Sant Joan de Déu Barcelona relata su experiencia, todavía en la fase de recuperación

Paciente cirugía escoliosis Hospital Sant Joan de Déu Barcelona.
Uxue junto al dr. Alejandro Peiró y su madre, tras su cirugía de escoliosis, en una consulta de seguimiento.
https://www.sjdhospitalbarcelona.org/sites/default/files/u1/Sala_premsa/Noticias/2022/paciente-cirugia-escoliosis-hospital-sant-joan-de-deu-barcelona.jpg

La familia de Uxue, una joven de 17 años procedente de Bilbao, supo cuando la chica era un bebé que padecía una escoliosis severa. “Uxue sufrió un fuerte catarro y le tuvieron que hacer una radiografía para ver el estado de sus pulmones. En ese momento fue cuando le detectaron una desviación de 70 grados en la columna que ha arrastrado durante toda su infancia y adolescencia” explica Pilar, la madre de la paciente.  

Desde ese momento, a la niña se le empezó a hacer seguimiento en su hospital de referencia. A lo largo de los años, Uxue utilizó corsé, realizó natación y otros tipos de ejercicio con la finalidad de corregir parcialmente su escoliosis. La desviación de su columna, sin embargo, era tan pronunciada que, lejos de mejorar, se agravó, obligando a la niña a caminar inclinada. Las contracturas y el dolor formaban parte del día a día de Uxue, así como la dificultad para llevar una vida como los niños de su edad, ya que la niña tenía que acomodar su postura constantemente al caminar o al sentarse.  

Cuando llegó la adolescencia, a estos problemas se añadió la componente estética: “He tenido mucho complejo: he pasado años vistiendo con ropa muy ancha para que no se notase la forma de mi espalda. Ya ni recuerdo cuánto hace que no voy a la playa”, relata Uxue. La madre de la chica explica que, tras años probando todo lo que les recomendaban para corregir la espalda durante el crecimiento de la niña, finalmente se decidieron a pedir una segunda opinión. “Una amiga de la familia que conocía el Hospital Sant Joan de Déu Barcelona nos dijo que aquí había especialistas en escoliosis en niños y adolescentes. Nos pusimos en contacto y en poco tiempo le habían hecho todas las pruebas y nos propusieron la cirugía para curar la escoliosis de Uxue”, explica Pilar.  

La cirugía de la escoliosis mediante realidad aumentada 

“En el momento de preparar la intervención tuvimos dudas y yo estaba preocupada”, recuerda Uxue. La familia trasladó al doctor Alejandro Peiró sus inquietudes acerca de esta intervención compleja, y se preparó para un proceso que es también largo y complejo. “El doctor Peiró y todo el equipo de Traumatología y Ortopedia nos resolvió todas las dudas antes de que Uxue entrase al quirófano”, asegura Pilar, que añade que tanto ella como su hija tenían, sin embargo, muchas ganas de que se llevase a cabo la cirugía. “Supimos que se iba a hacer con una tecnología nueva, que se estaba probando, pero confiamos totalmente en el doctor Peiró y decidimos tirar para adelante”, afirma Pilar.  

La cirugía de la escoliosis de Uxue se llevó a cabo mediante navegación quirúrgica por realidad aumentada, y se ejecutó con éxito. La precisión de la técnica hace posible reducir la tasa de reintervenciones de los pacientes como en este caso en el que, desde que la chica pasó por el quirófano en otoño, el objetivo ha sido esencialmente su recuperación y vuelta a la normalidad. Cada año, en el Hospital Sant Joan de Déu Barcelona se realiza una media de un centenar de cirugías de la escoliosis en pacientes de Cataluña y de otras comunidades autónomas o países. 

“Los primeros días son complicados, el postoperatorio es doloroso y eso hay que tenerlo en cuenta” relata Uxue, que añade: “me dieron todos los medicamentos que necesitaba para estar bien, pero recuerdo bastante difíciles los primeros días. A partir de ahí, el proceso consiste en hacer caso de los consejos que te dan y tener paciencia”. Tres meses después, Uxue ya camina con normalidad y se plantea retomar actividades propias de las chicas de su edad, como bailar o practicar deporte. Todavía en fase de recuperación, la joven no tiene prisa por empezar: “ahora ya me encuentro bien y solo voy a ir a mejor, todo llega”, afirma Uxue.  

El momento más impactante para la joven durante su proceso, el que le hizo pensar que por fin se había resuelto su problema, fue en la primera visita de seguimiento con el equipo del Servicio de Traumatología y Ortopedia: “No olvidaré el impacto de ver el antes y el después de la cirugía en la radiografía de mi columna. No me podía creer el cambio en mi cuerpo en tan poco tiempo”, concluye satisfecha. Gracias a la intervención, la columna vertebral de Uxue se ha enderezado y la chica ha crecido 5 centímetros, una nueva altura que muestra la eficacia de la técnica. La chica sonríe, antes de su segunda visita de control con el cirujano, y concluye: “ya cuento los días para poder volver a ir a la playa este verano.” 

Hospital Sant Joan de Déu https://www.sjdhospitalbarcelona.org/sites/default/themes/hsjd/logo.svg
“No olvidaré el impacto de ver el antes y el después de la cirugía en la radiografía de mi columna”