Back to top

Un equipo de neurocirujanos opera despierta a una joven de 15 años para extirparle el foco de la epilepsia

Es la primera vez que el Hospital Sant Joan de Déu realiza una intervención compleja con un paciente en estado de vigilia

Publicado en:
15 Marzo 2018
Paciente posa con el equipo de Neurocirugía de la epilepsia de Sant Joan de Déu.
La paciente se fotografía con una parte del equipo que llevó a cabo la cirugía de la epilepsia en el Hospital Sant Joan de Déu.
https://www.sjdhospitalbarcelona.org/sites/default/files/u1/Sala_premsa/Noticias/2018/equipo-neurocirugia-paciente-despierta-hospital-sant-joan-deu.jpg
  • Este tipo de cirugía se hace en adultos pero no es nada frecuente en niños y adolescentes debido a la colaboración que implica por parte del paciente.
  • La joven sufría una epilepsia muy compleja que hizo necesario que  el equipo de la Unidad de Epilepsia le implantase unos electrodos en el cerebro para diagnosticar la enfermedad y delimitar donde estaba ubicada la zona de origen de la crisis.
  • La paciente, de 15 años, sufría desde los 3 años crisis epilépticas y desde la intervención no ha vuelto a tener ninguna.

El 75% de las epilepsias aparecen en la infancia. Se estima que hasta una de cada tres no responden a los fármacos. Algunas de estas epilepsias refractarias pueden ser tratadas quirúrgicamente y el Hospital Sant Joan de Déu Barcelona es uno de los pocos centros de referencia que existen en España para el tratamiento quirúrgico de estas epilepsias refractarias en niños.

En las epilepsias muy complejas, los neurocirujanos implantan electrodos intracraneales para monitorizar su actividad cerebral durante una o dos semanas con una finalidad diagnóstica: ubicar y delimitar la zona donde se originan las crisis, sus límites y su relación con áreas elocuentes para determinar si es posible extirparla. Este es el procedimiento que siguieron en el caso de una chica de 15 años de Las Palmas de Gran Canaria que padecía desde los 3 años crisis epilépticas que la invalidaban en su vida cotidiana y que ha sido operada por un equipo del Hospital Sant Joan de Déu Barcelona integrado por neurólogos, neuropediatras, neurocirujanos, neurofisiólogos, neurorradiólogos y neuropsicólogos.

La implantación de los electrodos y monitorización de la actividad cerebral de la paciente permitió descubrir que la zona donde se originaban las crisis estaba ubicada en el hemisferio izquierdo del cerebro, incluyendo la zona que conecta el occipital con el temporal, es decir, la zona que conecta áreas visuales con áreas del lenguaje y que está implicada en la función lectora. Los cirujanos decidieron que era viable extirpar la zona de origen de las crisis pero decidieron hacerlo con la paciente despierta, leyendo, para salvaguardar esta capacidad funcional. Este tipo de procedimiento se hace en adultos pero no es nada frecuente en niños y adolescentes debido a la colaboración que implica por parte del paciente.

Neuroestimulación, monitorización y coordinación del equipo: claves del éxito de la neurocirugía

La intervención duró 6 horas y requirió una preparación previa en la que se instruyó a la paciente sobre las tareas que debería hacer en quirófano durante las 3 horas que estaría despierta. En una primera fase, la joven fue anestesiada para que los cirujanos pudieran prepararla para la intervención: colocarle unos fijadores que asegurasen la posición de la cabeza y permitieran vincular las imágenes que previamente se habían introducido en un neuronavegador - resonancia magnética, tomografía, etc. - con las del cerebro real para que el cirujano dispusiera de una guía muy precisa durante la intervención.

Una vez hecho, se despertó a la paciente y se le administró anestesia local para que estuviera consciente durante la operación pero no sintiera ningún dolor. Fue entonces cuando los cirujanos procedieron a extirpar el foco de la epilepsia. Para garantizar que en ningún momento accedían a una zona que pudiera poner en peligro la comprensión lectora, colocaron previamente una manta de electrodos en el cerebro de la paciente. Y mientras una neurofisióloga iba estimulando la zona a intervenir con un bolígrafo de electrodos, una neuropsicóloga hacía tests a la paciente para ver si se producía o no interferencia con la función de lenguaje y lectura. Si había interferencia, los cirujanos desistían de actuar allí y buscaban otra vía.

La joven fue intervenida en octubre de 2017 y desde entonces no ha vuelto a sufrir ninguna crisis epiléptica.

Hospital Sant Joan de Déu https://www.sjdhospitalbarcelona.org/sites/default/themes/hsjd/logo.svg
Un equipo de neurocirujanos opera despierta a una joven de 15 años para extirparle el foco de la epilepsia